sangria

La sangría

Sangría española es lo que los extranjeros reclaman en muchos bares y restaurantes. Con razón, porque la sangría es la bebida típica de España. Es una bebida que a primera vista no parece excesivamente alcohólica, incluso se la toma como refrescante, dado que dos de sus ingredientes básicos son el hielo y la fruta cortada. Pero para preparar una sangría, alguna receta agrega, aparte de vino, alcohol de más alta graduación, tal como brandy, vermut, Curaçao, e incluso aguardiente.

En realidad, eso la llega a desvirtuar de tal manera, que según la legislación de la Comunidad Europea, ya no es sangría, sino otra bebida: Zurra. Claro que a la hora de beber y de disfrutar, el turismo, sobre todo el del norte, la prefiere un poco más alcohólica. No es de extrañar que fuese el turismo Inglés, que alrededor de 1850, la pusiese de moda en España.

Receta sangría clásica: vino tinto, gaseosa, hielo y fruta

La sangría original es una bebida fresquita, principalmente vino tinto (de ahí su nombre: sangría viene de sangre, el color del vino) rebajado con gaseosa (o agua con azúcar), abundante hielo, limón o fruta, y poco más.

Suele tomarse para acompañar un espectáculo flamenco, y desde luego forma parte de la diversión. A veces es consustancial con el espectáculo o con otro alimento típico español: La paella. Así se habla de “Flamenco y sangría” o de “Paella y sangría”. Y la verdad es que, dado que a veces el cante (el cante del cantaor flamenco) es amargo, se compensa con el dulzor de la sangría.

Otra variedad de sangría, es la “sangría blanca”, y es cuando a la hora de preparar la sangría, en vez de vino tinto, la receta es con vino blanco.

Presentación de la sangría

La presentación de la sangría es importante y tiene sus normas establecidas. Se usa una jarra transparente, para ver los trozos de fruta y el hielo que lleva dentro; y para hacerla espectacular, se le pone una rodaja de naranja o la piel enroscada de un limón en el borde.

Entre los ingredientes de la sangría española clásica, como hemos dicho, no están los aguardientes ni los alcoholes fuertes. Para poder beber varios vasos, y disfrutar de un espectáculo con una sangría fresquita en la mano, el vino debe ser tinto joven afrutado, de unos 14% Vol. de graduación alcohólica y no más.

El turismo es diversión, emoción al ver un espectáculo flamenco o de otra naturaleza, y eso se pierde cuando el grado de alcohol embota los sentidos y entorpece la conducta. La sangría es una bebida espectacular, pero cuidado, si la recargamos excesivamente de distintos alcoholes, se convierte en un cóctel de consecuencias peligrosas.

 

Sangria Madrid, la sangría española, bebida típica de España, sangrías de vino tinto, hielo, fruta, gaseosa, beber fresquita en tablao flamenco es diversión, junto con paella y cante con cantaor flamenco en Madrid capital